viernes, octubre 25, 2013

Historias en tercera persona II

Ella sabe que no es buena compañía, de serlo, él la habría llamado para que salieran de nuevo. Entiende cada una de las razones por las qué se ha ido quedando sola, cómo llegó a convertirse en ese ser incapaz de sostener una charla liviana y cómo la abruman las ideas densas con las que no quiere aburrir a los pocos que se acercan. Comprende el peso de sus opiniones y el conflicto armado entre sus voces internas. Una sola vez logró hacer las preguntas correctas, aunque tampoco le valió de mucho. Tiene toda clase de historias para llenar los silencios, si no fuera porque ama los silencios.
Share:

0 comentarios: