jueves, octubre 24, 2013

Historias en tercera persona I

Ella no tiene ganas de escribir. Supone que eso se debe a que, últimamente, ha visto a demasiada gente llorando en la calle. No sabe si antes no se percataba de las personas a su alrededor o si ahora hay alguna especie de epidemia que contagia a los transeúntes con un llanto incontrolable, pero que no les impide seguir caminando. Ella ha llorado muchas veces cuando va manejando, en especial cuando está cansada y es de noche y ha llovido y no entiende bien a bien por qué el mundo es como es y por qué a ella la ataca ese desconsuelo que se manifiesta como ese llanto fluido, sin mayores escándalos e hipos. Ella no puede evitar imaginarse las historias terribles que deben esconderse detrás del llanto de esas personas. Una mujer joven seguro lloraba porque acababa de dejar al hijito en la guardería y podía, por fin, sacar todo el llanto que había estado guardando para que él no la viera así. A ella le gusta coleccionar imágenes que tienen que ver con las esquinas de las cosas, minutos intrascendentes que la hacen olvidar momentos importantes, quizás terribles, de los días pasados.
Share:

0 comentarios: