miércoles, noviembre 03, 2010

de pronto llueve

Entré a ver el chick flick porque el tipo de la taquilla me dijo que la de terror no valía la pena, que mejor no hiciera el intento. Al final no me quedé a ver los créditos, ni se me ocurrió llamarte para verte un rato.

Hace muchos años el cine es uno de mis lugares favoritos y trato de ir por lo menos una vez a la semana. Recuerdo las veces que fui con mi papá cuando era niña y una vez que mi tía dejó dicho en la casa que me alistara en la tarde porque iríamos a ver una película. Me llevó al cine del centro comercial de Molino de las Flores y vimos la de unos tipos que secuestran a la hija de uno de ellos porque la recogieron los de servicios sociales y no le daban la custodia, o algo así. El caso es que el papá se disfraza de mujer y el otro tipo se hace pasar por su esposo y disfrazan a la niña de niño. Seguro era una comedia. Arturo, mi primer novio, me llevó a ese mismo cine y no nos dejaron entrar porque llevábamos a mi hermana pequeña y la película erstaba clasificada para mayores de 15 años.

Cuando estaba en la universidad tratábamos de ir todos los miércoles con la gente del muro. Con Juan Pablo iba los sábados por la tarde y alguna vez nos tocó esperar a que se juntara más gente para que proyectaran cualquier cosa en una sala del cine de Villa Nueva. Todavía recuerdo las aventuras animadas de ayer y hoy con el Chino en los Magic Place, el esterno de Star Wars.

Sí, el cine siempre ha tenido algo de mágico para mí y me gusta compartirlo con personas que lo sienten así también. Alguna vez fui sola al cine de los Próceres y recuerdo con pesar que no pude ver La leyenda de 1900 en los Prisa porque la función era muy tarde y sólo duró una semana en cartelera.

Anoche sentí que la película era demasiado larga y sólo sé que cuando salí, de pronto llovió. Yo esperaba que no lloviera más, pero así son las cosas en el trópico. Te diré que tampoco lloré por no verte, por no saber de vos, yo que esperaba hacer más escándalo por perderte.
Share:

2 comentarios:

César Ramiro García dijo...

Hoal vos.
Me gustó mucho recordar el muro a través tuya.
Hace unos meses escribí algo que hoy me animé a poner en mi blog.
Abrazos y besos querida amiga!.

Adelou dijo...

Ya ves mi querido César, yo nostalgio y me alegra que, eventualmente, vos nostalgies :)

Te mando abrazos al por mayor.