viernes, marzo 05, 2010

Sólo diré que mi abuela era lo máximo :)

Estoy triste, eso es definitivo. Sé que es el sentimiento que prevalece porque a uno no se le mueren las abuelas todos los días (por suerte uno sólo tiene que vivir ese asunto de vez en cuando) y cuando toca el día en que eso pasa, pues uno se pone triste y ya.

Sé que ayer que desperté y tenía que ir a la funeraria y luego al entierro, pensé que algo en el mundo era distinto, un poco más gris, un poco más vacío. Me invadió la certeza de esa ausencia irremediable. Con el paso del día pensé en su vida; en todo el legado de su vida en la mía y decidí que mi abuela era lo máximo. Me enseñó a hacer alfileteros, vestidos para mis muñecas, papel mashé y a sembrar flores en macetas. Tuvo un mapache de mascota además de gatos, conejos y perros enormes y lograba juntar a la familia para navidad y algunos domingos; no le gustaban las películas en inglés y siempre, siempre tenía dulces, chocolates y caramelos para compartir.

Alguna vez me dijo que no me casara con el primer calzonudo que se me atravesara por el camino y que era mejor que viviera con mi novio antes de caer en eso del matrimonio. Estaba orgullosa de sus hijos y sus nietos, de tener una familia grande. Amaba las plantas y contarnos historias de cuando era joven. Sí, la vi enojada más de una vez pero también la vi cocinar, la vi bordar un cuadro enorme que aún permanece en su sala. Creo que mi lado coleccionista viene en parte de ella, porque tenía una vitrina gigante llena de miniaturas y tenía cajas con pequeñas gavetas en las que uno podía encontrar un sinnúmero de tesoros.

Espero que esté bien, dondequiera que esté; me encantó conocerla, ser parte de su vida y que fuera parte de la mía.



Share:

7 comentarios:

Anónimo dijo...

sMe gusto mucho esta historia de tu abuela. Al leerla me hizo recordar a mi abuela quien tambien era muy buena onda. Despues que mi abuela murio a los 93 de edad en 1989, muchos de sus dichos se quedaron en mi memoria.

Recuerdo que me decia que desde que ella era una pequena nina la gente decia dos 'famosas verdades':
"El tiempo no esta para tener muchos hijos pues la vida esta cara".
"Ya viene el fin del mundo"


Gracias por tu post.

Violeta Farfán dijo...

Mi "Mamagrande" como nosotros le llamabamos nos duró mucho tiempo, mucho... pero aún así la extraño tanto y comprendo mucho, mucho, mucho tu sentimiento. No ha cumplido ni siquiera un año de su partida pero no puedo evitar que casi a diario ruede una lágrima por mi mejilla porque era parte mía y la extraño tanto, extraño su vida, su alegría, su presencia y protección... pero como bien dices es parte de la vida. Te mando un abrazo y gracias!

El ultimo De Paz dijo...

Bendiciones mi querida amiga, y un fuerte abrazo.
Ese sentimiento es tan fuerte que, definitivamente, no puede pasar desapercibido.
Una timida lágrima asoma en mi ojo, mis razones no son las mismas tuyas, pero mi corazón se solidariza contigo

Gilda Rodas de Lorenzana dijo...

Qué linda tu abuela y los recuerdos que te deja: Un tesoro. ¡Bendiciones!

Kashi dijo...

Los abuelos.... gracias a ellos, nace la memoria, esa memoria que fortalece vínculos, que establece lazos afectivos; gracias ellos, se permite un diálogo interior con la vida, donde se valora la historia y la fantasía, el silencio y el grito, el testigo y el testimonio.
Gracias a ellos hay Historia, se recogen percepciones, relaciones sociales, escenarios, actores; gracias a ellos se tejen historias en un ir y venir de lazos de unión entre el pasado y el presente, abriendo paso a mitos, creencias y tradiciones, para percibir, captar y reconocer las diferentes expresiones y laberintos por donde suele ir y ocultarse la sociedad.
Sí que te entiendo, porque yo crecí y me forme con mis abuelos y se lo que es perder a uno de ellos.
Un abrazo. Kashi
http://akaliakashi.blogspot.com/

Jonathan Bell dijo...

Mis abuelos me están esperando, así como tu abuela lo hace contigo. Un abrazo.

www.escribendoconsilencio.blogspot.com

Adelou dijo...

Muchas gracias Anónimo, Violeta, Aroldo, Gilda, Kashi y Jonathan, por sus comentarios y por compartir algo de su vida conmigo. Gracias por estar.

Ades