viernes, enero 29, 2010

viernes, 4:57 p.m.

Tengo ganas de comprarme unos zapatos que no necesito con dinero que no tengo y que, además, son estúpidamente caros. Pienso que ese acto de consumismo compulsivo responde a algún tipo de carencia que, por lo pronto, no tengo ganas de analizar. Quisiera, de alguna manera, asegurar que todo empezó cuando caí en la cuenta de que se acerca el tal día de los enamorados (claro, en las tiendas quitaron los árboles de navidad para poner cuadernos y en menos de un mes todo está lleno de corazones) y que esa celebración no me hace bien; pero no, esa sería la salida fácil.

Hace muchos días que no venía por acá, porque a veces me pasa eso de convertirme en una ostra que no tiene mucho que decir; que deja pasar los días por si alguna cosa trascendental ocurre, pero no pasa nada. Hoy no estoy desilusionada, estoy más bien cansada y quisiera tener un par de botas nuevas, quisiera que me cuentes una historia que me haga sentir bien. Me propongo a escuchar a Café Tacuba mientras pienso en otras cosas que debería comprar y que tampoco compraré.




Share:

12 comentarios:

Abril dijo...

Yo me comparia los zapatos, ja! un par mas no le hace mal a nadie.


Claro, primero las finanzas.

mariomarch dijo...

a otros nos pasa igual, solo que no con zapatos...

igual termino por no comprar nada

Xander dijo...

Yo te entiendo completamente. A mi no me pasó con botas, sino con una cámara. Una preciosura, que por supuesto costaba un dineral. Así que durante meses, cada vez que pasaba enfrente de la tienda, me detenia unos instantes a ver la cámara e imaginarmela en mis manos, tomando mil y una fotos.

Un par de veces entré a la tienda con la excusa de pedir una cotización, con tal de que me dejaran tenerla en mis manos y probarla.

Pero no cabe duda que muy dentro de uno, se sabe cuando algo es una compra superflua: nunca hice el menor esfuerzo por ahorrar para comprarla.

Y sin embargo, seguí llegando a verla hasta que un día encontré a otra cámara en su lugar.

Adelou dijo...

Hola Abril, eso es cierto, ja!

Lo pensaré, lo pensaré :)

Abrazos

Adelou dijo...

Hola MarioMarch, ya ves, a veces pasa hasta con zapato ;)

Abrazos!

Adelou dijo...

Hola Xander, yo a veces hago eso con libros. Voy los tomo, los hojeo y los dejo. A veces esperan y a veces hay otros en su lugar :)

Abrazos

Isaura dijo...

hay sii como que el ambiente estaba asi.. las 2 semanas pasadas...

estaba de una depre y unas ganas de querer comprar algo, que no se que era, y que tampoco tenia dinero..

solo comprar algo bonito y nuevo.. q bueno talvez al final ni em lo pondria tan seguido...

Q feos esos dias...

Adelou dijo...

Hola Isaura, y sí, hay de esos días en los eneros ;)

abrazos para vos

Andrea dijo...

hola!! yo si compraria zapatos si me hicieran falta, porque a veces compramos zapatos que ni nos ponemos... hay que pensarlo bien antes de comprar y saber si realmente los necesitamos... saludos.

Adelou dijo...

Hola Andrea. El caso es que no he comprado las botas y no sé si las compre. Digamos que estoy donde empecé, jajajaja

Abrazos

Maria Jose dijo...

Ps yo me he sentido igual, cuando no tengo veo de donde saco para comprar lo que miro me pasa con ropa, valla al menos no soy la unica jajaja.

Adelou dijo...

Hola Maria José, ya ves, somos varios en el club ;)

Abrazos