viernes, enero 15, 2010

lo que pasa es que a veces importa

Mi mamá cree que Libélula es un mal nombre; a mí me gustaría que la tienda se llamara así. Dejo la discusión por la paz y pienso en que alguna vez tendré una tienda y se llamará así. Mi trabajo se va convirtiendo en una suma estéril de páginas leídas y libros que son parte de una estadística que incluir en un informe que nadie lee. Dejo la utopía por la paz y pienso que alguna vez recuperaré mi trabajo de los sueños, que las ideas deben ser más que una suma de horas. Mis poemas no salen de mi temática usual. Dejo de ver hacia adentro e intento hablar del resto. Intento convencerme de que puedo salir del agujero, de que no es para tanto.

Vos estás en otro ámbito, ni siquiera logro incluirte en el recuento de mis dudas. Me gustaría que un día decidieras que no podes vivir sin mí y vinieras a buscarme. Me gustaría gustarte y no tener miedo. Supongo que eso tampoco importa.


Share:

2 comentarios:

güichita dijo...

Este me gusta mucho.
Abrazo.

Adelou dijo...

Gracias güichita :) que estés bien, abrazos pa'vos