martes, agosto 18, 2009

enemigos II

Se hace tarde, llueve, pienso en vos.

Creo que nado contra la corriente todo el tiempo, que las cosas que anhelo son el fruto de mis desvaríos por falta de café, que no tenerte es el resultado natural de mis intentos por encontrarte. El enemigo que anida en el centro de mis ganas de llorar inicia este conflicto armado interno entre escribirte y no, entre seguir esperándote y no. Al final de todo el asunto sólo me queda claro que soy una cursi y llorona poeta perdida en el silencio, perdida en sus temas recurrentes de ausencias y soledades. Al final sólo me queda claro que llueve, se hace tarde y te extraño.

Vos lo sabés de sobra, te escribo para no darte por perdido, porque en este momento haz de estar cruzando alguna puerta que te llevará a la ineludible certeza de extrañarme un poco. Afuera, en el mundo, la gente corre para escapar de la lluvia. Adentro, junto a mis ganas de verte, el anhelo de encontrarte me lleva a la ventana para ver llover.
Share:

2 comentarios:

MARIOMARCH dijo...

a veces me pregunto si él te lee...

Que sería de un poeta sin ausencias y soledades, quizá un simple mecanógrafo.

como comentario final: lo del conflicto armado interno, me parece una figura genial

que estés bien... abrazos

Adelou dijo...

No, yo creo que no me lee.

En fin, abrazos para vos y que estés muy, pero muy bien.