jueves, julio 16, 2009

yo

Algunos días estoy más consciente de mi cuerpo. Comprendo el largo de mis piernas, la distancia entre mis dedos, el tamaño de mis pechos. Me doy cuenta de mí misma cuando me acuesto sobre mi lado derecho, por ejemplo, y dejo caer mi peso sobre una almohada de tubo que impide estar boca abajo. Es esos momentos sé de mi pierna derecha estirada, de la izquierda flexionada para equilibrar. Sé de mi brazo derecho cruzado sobre mi pecho, de mi mano derecha apoyada sobre mi hombro izquierdo. Sé de mi brazo izquierdo estirado sobre el espacio que deberías ocupar vos para que yo pudiera acurrucarme en tu costado.


Share:

2 comentarios:

MARIOMARCH dijo...

la soledad en el lecho, es la peor de todas...

Adelou dijo...

Hola Mariomarch, sí, esa es una de las soledades más pinches que conozco