lunes, julio 13, 2009

érase una vez

Soñé con el fin del mundo, amor. Se abrió un túnel en el cielo y de él salió un dedo verde y gigante que me señaló y me aplastó contra el pavimento; pero en el mundo de los sueños nadie muere porque un dedo gigante se le venga encima, así que salimos corriendo (no sé con quién estaba), llegamos a una tiendita de colonia y nos reunimos con mucha gente que estaba comentando el asunto. Entonces apareció "el elegido" vestido de jeans, con un capichai de Momostenango, había milpas al fondo y algo como la emoción que te da cuando ves una película del fin del mundo y sabés que ya no hay remedio. Después apareciste vos, con enigmática sonrisa de gato de cheshire y me abrazaste y entonces supe que todo iba a estar bien.

Desperté con el sueño pegado a todo el cuerpo, con ganas de verte.
Share:

2 comentarios:

chapintocables dijo...

Cuate, qué vuelo más raro!

Adelou dijo...

mmmmm ¿cómo te explico? soy niña :)