viernes, febrero 13, 2009

mañana todo estará perdido

Es de noche y es la carretera. Vuelo a 110 km/h (claro, ahora me obligan a ir a menos de 70 y cualquier cosa más allá es vertiginosa). Pienso en vos (como siempre) y todo se reduce a una sola imagen. Un disco de acetato suena al fondo y tus labios encuentran los míos. La ventana está abierta y la noche entra con todo su esplendor (no hay cortinas, no hay rendijas en las cortinas, no hay más que noche afuera). Estás ahí y todo el mundo se reduce a la certeza de tu beso. No importa lo que fue y lo que venga, no importa más que saber que existís en ese segundo, que existís junto a mí.

Mañana, amor, habrá demasiado entre nosotros. 
Share:

0 comentarios: