martes, febrero 24, 2009

cuerdas

Anoche llegué a la conclusión de que no puedo ser un instrumento de cuerda porque a veces suenan como un montón de eñes y erres sin vocales de por medio. Quizás por que sé que soy un conjunto de eñes y erres cuando estoy de mal humor y me gusto más cuando estoy de buenas. Además, eso de la falta de vocales me molesta. 

Me gusta usar todas las letras, combinarlas; me gustan las palabras que no usan muchas aes y erres, digamos que carcajada no es mi palabra favotira (la aguanto de lejos) pero aún peor es su verbalización (carcajeándose) me parece una palabra fea, pinche, sin gracia. Amo palabras como lechuga, libélula, antofagasta. 

Aún no sé qué pienso de mí en relación a los instrumentos de percusión, quizás soy un gran tambor.
Share:

0 comentarios: