lunes, mayo 19, 2008

cuando uno lo moja todo

Uno de mis hábitos insoportables y más arraigados a lo largo de los años es llevar siempre conmigo un pachón con agua pura, así como llevaba mi termo con fresco al colegio. El asunto es que los accidentes pasan, a mí siempre me pasan, y a veces se sale el agua del pachón.

Hace algunos años mojé el sillón de atrás del carro de mi papá, y me di cuenta hasta el día siguiente, cuando él abrió su carro y tenía ese peculiar olor a perro mojado que no se quita con nada. Me vio y me dijo, con toda la seriedad y frustración de su alma, "es que vos todo lo mojás". Y si, para qué lo niego, yo todo lo mojo. El miércoles pasado venía tomando agua en el carro y de la garita al parqueo mojé unas hojas que acababa de imprimir, además del sillón de mi carro y mi bolsa. Cuando noté el desastre recordé la voz de mi papá y su famosa frase.

El regaño ha estado dando vueltas en mi cabeza. Sé que con mi papá la sigo mojando al no graduarme de la U, al no darle nietos, al no cumplir la parte de la vida que espera de mí. La reflexión llegó a otros ámbitos de mi vida y concluí que con Juan Pablo nos mojamos mutuamente, tanto que aún estamos empapados. La mojé con Carlos, intenté no mojarla con Homero, pero aún no sé qué tanto lo logré.

A mis amigos también les ha tocado algo de agua, sé que la mojé feo una vez con Marlon Francisco y espero que él no se acuerde. Sé que la mojo con Laura con esta manía de no llamarla. Con Guillermo la mojo de vez en cuando y por eso salimos a almorzar al jardín, para que el aire y el sol lo sequen.

Muchos de mis libros tienen huellas del paso del agua por sus páginas. Los he mojado con lágrimas, vino, lluvia. Muchos de mis días tienen huellas del paso del agua en mi vida.
Share:

8 comentarios:

homohominilupus dijo...

Se vale... a mí me dijeron que moriría del estómago cuando me leyeron las cartas. Quizás vos te morirás de incontinencia o de un buen resbalón por andar mojando todo.

Yo odio un poco tu pachón. No te lo había dicho antes pero lo odio un poco. He dicho desde hace un buen tiempo que me iba a comprar uno tan sólo para quitarme las ganas de tomar agua cada vez que miro el tuyo lleno.

hehehe.

Anónimo dijo...

El vino francés es buenísimo para recordar el romanticismo parisino y luego que inhibe y los sentidos se acoplan, entonces solo entonces recuerdo que su gente es muy fría y de pronto todas esas ideas caen a la tierra como palomas muertas.

Todos tienen expectativas de todos. Mis padres como todos, esperan nietos, buenas notas y yo me involucro con una mujer comprometida y luego me provocó abandonar el semestre y me dispuse a viajar.

Creo que el que dicta todo esto, es la cuarta dimensión y la auto expropiación de mi vida en las expectativas que tienen otros de mi.
Sería bueno charlar contigo, caí en esta sensación hacen algunos días

Alejso

Adelou dijo...

Guille, me muero de la risa, no sabía que odiabas mi pachón, es una de esas cosas que uno no se espera, jajajajajaja.

Ya te compraré uno y te obligaré a llenarlo periodicamente. Digo, así por lo menos no morirás por resequedad de los riñones.

Abrazos por millares

Adelou dijo...

Hola Alejso. Te diré que el vino francés no es de mis favoritos, me gustan más los chilenos y algunos africanos, son menos "densos".

Cierto es que todos esperan algo de nosotros, cierto es que uno no puede cumplir con las expectativas de todos, incluyendo las propias.

Viajar siempre cae bien.

Abrazos

The Black Wizard dijo...

y con que mojas los dias de tu vida, con lagrimas de dolor y alegrai o con el agua frsace de encontrar nuevas formas de sentirte bien?... todo lo mojas!

Adelou dijo...

Creo que depende del día. A veces los mojo de agua que corre, a veces con lágrimas, otras con saliva, e incluso he llegado a mojarlos con vino y otras sustancias, jajajaja.

Abrazos

Laura dijo...

Te mando abrazos mientras aparecemos y conversamos.

Adelou dijo...

Laura,

te mando de vuelta esos abrazos y muchos más. Que estés bien.