jueves, octubre 11, 2007

Los nombres, los días

Tendría que estar leyendo El nombre de la rosa, tendría que ser un poco más prudente y tenerlo en un formato físico, pero lo encontré en una página de intenet y lo bajé y ahora lo tengo en la pantalla frente a mí.

Tendría que tener el libro entre las manos o estar trabajando o que pedirme un café, pero no logro más que subir y bajar las páginas con la mayor velocidad posible, para que las letras se conviertan en una autopista que pasa veloz bajo mi vista.

Tendría que estar haciendo rótulos o investigando sobre el celibato de los curas o planeando alguna actividad, pero estoy frente a la computadora intentando convertirla en carretera, para que mi condición de ser que se despide no entre en conflicto con el trabajo, porque tendría que estar leyendo y hoy no quiero.
Share:

1 comentarios:

Antonio Larrosa Diaz dijo...

Perdonen mi intromisión en este blog pero esta es mi lucha por respirar como escritor, aunque me autodenomine el peor del mundo por los resultados obstenidos en veitipico años en que me meti en esto de escribir sin más formación que mi afición por la lectura y mis experiencias en la vida. Espero que alguien que lea esto se decida a mi web y le quedaré sumamente agradecido, porque eso es lo que persigo, que me lea alguien de vez en cuando. Gracias por haberme dedicado estos minutos.
http://www.antoniolarrosa.com