jueves, septiembre 13, 2007

las calles después de llover

Venía para la oficina hoy por la mañana, me pasé de largo un alto sin darme cuenta y luego un par de semáforos en rosadito (como diría mi amiga Laura). No es que tuviera prisa por llegar a sentarme frente a la computadora, pero tampoco tenía una especial intención de no venir.Creo que simplemente fue que mi camino de todas las mañanas amaneció mojado por la lluvia y yo me percaté de ello.

Hoy lo importante fue ver que el mundo se lava la cara eventualmente para que los seres que rodamos por él sintamos que hay días en que se puede vivir y poco importa lo demás. Seguro lloverá a medio día, seguro no podré salir a caminar bajo la lluvia, pero de alguna forma mañana me contagiaré un poco de la humedad de estos días en que me descubro.
Share:

2 comentarios:

Juan Pablo Dardón dijo...

muy lindo post ades

Juan Pablo Dardón dijo...

(el mensaje anterior se fue inconcluso... problemas con los botones de este mouse ajeno) en fin... pues aparte de lindo con justa razón dices lo que dices. Estoy en Xela y llueve rico, hay frio y tomo chocolate y no deja de lloviznar. Saludos y un beso.