martes, agosto 07, 2007

Manifiesto

Tengo 27 años y contando. No me suicidé como los grandes del rock al llegar a esta dorada edad, pero tampoco dejé de creer en vos como en la poesía ni de preferir las caricaturas a los noticieros. Me gustan las mañanas, las madrugadas después de un buen sueño, soy mala para la noche y para lidiar con el desvelo.

Me gusta que llueva y que las tardes sean largas. Me gusta el vino, los dulces de anís y creer que todo se resuelve con darle un par de golpecitos a la tele cuando no quiere encender. Tengo algunos hábitos insoportables como tomar café a las 3 p.m. o marcar con un lapicero rojo los errores gramaticales de las revistas. Leo porque no conozco otra forma de vivir.

Soy completamente aburrida y hago cosas abrurridas todo el tiempo. No bailo, no hago rafting, no me voy de juerga. En cambio puedo pasar horas viendo películas o documentales de la selva, tomando vino en algún monumento o armando rompecabezas. Puedo oir la misma canción hasta 30 veces seguidas.

Espero, todo el tiempo espero. A veces me enojo con la vida y conmigo misma y creo que "todo" es la palabra que explica "todo"; soy ambigua e incrédula; cínica y lo bastante sarcástica para que nadie sepa qué me tomo en serio y qué no. Sé cómo estar sola todo el tiempo y cómo encontrar todo lo que pierdo. Sé cómo destruir todo lo que me rodea y cómo meterlo todo en una frase.

Si, a veces necesito hablar de mí.
Share:

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Soy Eva, de Madrid. También tengo 27 años.Siempre te leo, me encanta como escribes.
Un beso

elcesardesiempre dijo...

tengo 20 años...

Pizarnik escribe a los veinte años que tiene veinte años y para qué tanta vida, señor, para qué

y yo intento copiarla
compartir ese sentimiento

el cansancio
qué tema para una tesis...

abrazos.

un día de estos te enviaré mis comunicaciones con Bukowski...

Guillermo Pineda dijo...

Tengo 22 años y nunca he estado tan fascinado con la vida de alguien de 27 como la tuya.

Disfruto también el café por las tardes, curioso... también lo hago a las 3pm y busco sin encontrar a la persona más aburrida del piso para que me acompañe. Luego, respiro y le pido a mi fiel amigo Mismo me acompañe a Mi.

Disfruto del vino y comer queso con mantequilla de maní. Me encantan los helados y siempre estoy sonriendo con la esperanza de encontrar el reflejo de alguien del otro lado del espejo.

No soy aburrido, pero siempre me he rodeado de gente mucho más interesante y confundida que yo. Me gustan los bichos raros y las lesbianas oprimidas... disfruto la filosofía y lloro desde chico por causa de la fastidiosa humanidad que me acompaña en este viaje.

Quizás fui gringo caucásico en algún momento de otra vida porque bailó terriblemente. O quizás fui un negro saxofonista que vivió atrapado en campos de algodón y bares Color Púrpura rodeado de cortesanas baratas.

Quizás fui un buen amante, pero también fui un buen hijo. Quizás sea un buen padre y a lo mejor sea un buen amigo.

Soy tímido y con 22 años suelen confundirme con alguien más maduro y estresado. Sueño despierto y hablo conmigo mientras otros creen les escucho con clara atención.

Pero, bueno... espero algún día encontrar a la persona más aburrida del lugar y tomar de nuevo café contigo!

Gracias por hablar de tí! me refrescaste el día!!!!

Adelou dijo...

Hola Eva de Madrid. Gracias por la complicidad.

Abrazos

Adelou dijo...

Entre Bukowski y Pizarnik, vaya forma de buscarle una salida a este mundo que debería tener más bibliotecas como la biblioteca de los Ángeles y más Alejandras como esa poeta.

Besos César.

Adelou dijo...

Guille, seguro fuiste un príncipe como el príncipito y por eso te gusta el queso y llorar eventualmente. Gracias por estar ahí para compartir todo lo que me aburro.