martes, junio 26, 2007

las tres y tantas

Son las tres y tantas y debo ir por un café antes de que mi corazón termine de partirse en pedazos y me ponga a llorar (como hace tanto quisiera llorar).

Es martes y a pesar de los dichos, me gustaría embarcarme y volverme tan loca como el sapo del Viento en los sauces, marcharme de la pecera, solo por hoy. No puedo explicar porqué de pronto me han dado tantas ganas de llorar, tanta nostalgia de junto. Quizás sea porque los días continúan pasando, porque hay amigos que están lejos, amigos en general y mi amigo en particular, porque me pierdo en el laberinto al que me lleva el sanate que está construyendo su nido afuera de mi ventana.

Cayó Roma, sin pena ni gloria, al final todos lo esperábamos, la historia tenía que ser así. Alguna vez me preguntaste qué me hace diferente a Judas, y aún no puedo contestarte.
Share:

8 comentarios:

Duff Man dijo...

"I look forward to a good cry. It feels pretty good" nos dice Sam en Garden State. Date chance de llorar y sentir el alivio. Un gusto haberte encontrado en la blogósfera. Un saludo desde bien a-lejos!

Anónimo dijo...

Querida oveja negra, prima:

Hace ya varios años que no nos escribimos ni nos vemos las carátulas, ¿no? Encontré tu agridulce y muy tuyo blog la tarde de ayer, en un momento de considerable saturación mental y por pura casualidad: fue una sorpresa bastante refrescante. Hace ya un año -te cuento- que estoy en Italia, y la vida me ha sido bastante generosa últimamente; ciertamente no siento haber hecho nada para merecerlo (espero que tampoco nada para NO merecerlo.) Por mi parte me alegra saber que te mantienes guerrera e iconoclasta. No encontré otra manera de hacerte llegar mi saludo: sé que este no es el espacio para esta clase de mensajes pero qué le vamos a hacer... Un abrazo del primo Diego, oveja gris.

Adelou dijo...

Hey stress out!!

cómo estás? que bueno que pasaste a saludar. Abrazos virtuales pa´ti

Adelou dijo...

Y a mi querida oveja gris solo le digo que tenga paciencia, uno se oscurece con el tiempo (jajajaja)

Qué bueno saber de vos, aunque sea por medios poco convensionales. Ya sabía que andas por las italias. Confesaré que te busqué en google con la esperanza de encontrar rastro tuyo, pero no tuve mucho éxito. Que bueno que apareciste.

Te mando abrazos por millares. Mi correo sigue siendo el mismo, por si queres escribirme para que yo tenga el tuyo.

Anónimo dijo...

No pude evitar ponerte esto por mas que evite pensar en repetir tus instantes. Pero fue interesante enagañarme un rato y pretender q me los sabia.

y termine recordandome de esto, que no es mio. Pero que lleva puesta la camiseta de lo que vos decis.

Llorar a lágrima viva. Llorar a chorros. Llorar la digestión. Llorar el sueño. Llorar ante las puertas y los puertos. Llorar de amabilidad y de amarillo. Abrir las canillas, las compuertas del llanto. Empaparnos el alma, la camiseta. Inundar las veredas y los paseos, y salvarnos, a nado, de nuestro llanto.

Asistir a los cursos de antropología, llorando. Festejar los cumpleaños familiares, llorando. Atravesar el África, llorando.

Llorar como un cacuy, como un cocodrilo... si es verdad que los cacuies y los cocodrilos no dejan nunca de llorar.

Llorarlo todo, pero llorarlo bien. Llorarlo con la nariz, con las rodillas. Llorarlo por el ombligo, por la boca.

Llorar de amor, de hastío, de alegría. Llorar de frac, de flato, de flacura. Llorar improvisando, de memoria. ¡Llorar todo el insomnio y todo el día!


javascript:void(0)
Publish Your Comment

Adelou dijo...

Gracias por el regalo. Por el llanto que es como la lluvia.

Karla Hernandez dijo...

Mmmm sera que se te pego lo chillona de mi??? si te recuerdas de mi claro! Te busque en Myspace, Hi5, y el primer lugar que debi haber buscado era aqui... me alegra mucho que estes en linea y por favor por favor tenemos que ponernos en contacto karlihv81@gmail.com... no te he olvidado todos estos a~os

Adelou dijo...

Jajajajaja

vuelven más fantasmas de las navidades pasadas...

Si yo siempre fui chillona, lo que pasa es que vos nunca te diste cuenta. Me alegra saber que andas por ahí. Cierro esta ventana y te mando un mail. Abrazos.