martes, marzo 20, 2007

de tarde en tarde

¿Qué podría contarte? ¿Que soñé con vos anoche, que hay grillos afuera, que la tarde se va pero los árboles todavía se mueven afuera?

No, no creo que sea lo mejor que puedo decirte. Quizás sería más sincero decir que te extraño todo el tiempo, pero no sería lo más conveniente. Podría empezar a contarte que ahora leo más y escribo más seguido, que ya no mando cartas y que me quejo todo el tiempo. Pero eso ya lo sabes.

No me creerías si te digo que hay tardes en que pienso mucho en vos y me dan ganas de llorar y todo ese escándalo, quizás por todo lo que fui y ya no soy o por todo lo que ya no quiero ser; tampoco te voy a hablar de eso.

Te voy a contar que camino menos de lo que me gustaría, que quiero empezar a nadar otra vez, que me gusta cuando los días son más largos y que ya no me pierdo tanto, porque no salgo de esta oficina que me queda tan chica y está tan fija en un solo lugar. Te voy a contar que todavía existo y que me doy cuenta de tarde en tarde.
Share:

4 comentarios:

el cesar de siempre dijo...

pululo por aca hoy (esto salió como si quien escribiera fuera yoda)
ayer apenas escuchaba música en vivo y recordé todo.
no pude evitar sentir que una parte de mí quedó entre aquellos a los que ya no veo.
entre ellos y ellas, vos.
un abrazo.

Adelou dijo...

Si, la nostalgia debe ser algo muy parecido a eso. Saber que una parte de nosotros se quedó.

Pensé mucho en vos el martes, je, 1 de mayo y uno recuerda tanto.

Guillermo Pineda dijo...

Yo nunca he olvidado que tu oficina era chica... pero me encantaba ir a respirar aire puro cada vez que entraba!

No me contés más... puedo sentir todo lo que has escrito... gracias por regalarme un recuerdo de Guatemala y de nuestra burbuja hoy.

Adelou dijo...

Guatemala es la burbuja siempre. A veces hay algunos lúcidos que se van, aunque a veces haya algunos lúcidos que vuelven. Ahora hay un sillón en mi pequeña oficina y un poster de Sabines.