jueves, febrero 15, 2007

un día después

¿Qué tanto mentiría si digo que no hago más que pensar en vos?

Después de todo sólo sos un fantasma cuya imagen aparece a ciertas horas, una voz, un reflejo. Sueño con tus pies, con un poema que jamás fue leído en voz alta. Sueño que tengo hijos deformes, perros a los que matan por ser demasiado buenos y la realidad sigue imperturbable.

A estas horas hay grillos afuera.
Share:

2 comentarios:

Cesar Garcia dijo...

viejo el tiempo en que doblaba esquinas, marcando el paso de las sensaciones.
la distraccion es muralla que derrota.
la palabra
camino ofrecido para franquear miedos.

el cesar de devezencuando.

mano, que idiotez la mia en no saber utilizar los comments de cada post.

de cualquier forma, abrazos.

el cesar de siempre.

Adelou dijo...

Mano, que lindo encontrar un comment eventual (aún con madreada)gracias por aparecerte.

Abrazos, los de siempre, con la fuerza y el cariño de siempre.