viernes, octubre 27, 2006

el viejo cliché del chocolate

Me llevo un trozo de chocolate a la boca y pienso en lo dulce que puede ser besarte. Me llevo otro trozo de chocolate a la boca y disfruto cómo se derrite y me deja en la boca un sabor tibio. Pienso de nuevo en besarte, en tus labios un poco rígidos al principio y luego más cálidos y blandos. En el movimiento de peces vivos y en la necesidad de respirar profundo y morderme el labio inferior para darle paso al próximo trozo de chocolate.

No me importa mucho si es el efecto de liberar endorfinas o si pensar y hablar de tu boca es el cliché más viejo, tengo ganas de besarte.
Share:

0 comentarios: